lunes, 28 de septiembre de 2015

Eclipse Total de (Super)Luna

Este acontecimiento ha sido noticia en todos los medios de prensa. La Tierra arrojaría su sombra sobre la Luna llena, estando en su perigeo (o punto más cercano en su órbita y por tanto mayor tamaño aparente), por lo que se apagaría su brillo considerablemente, hasta adoptar un tono rojizo, debido al efecto de la refracción solar a través de nuestra atmósfera.

O sea, para la prensa, sería la Super Luna de Sangre ... para los aficionados a la astronomía, sería una estupenda ocasión de poder contemplar un eclipse total de Luna, conociéndolo, estudiándolo, y disfrutándolo.



Así que cogimos los equipos, y nos fuimos al campo, lejos de las luces de la ciudad.

La sensación fue algo único, ya que inicialmente la Luna llena lo alumbraba todo, incluso arrojando sombras sobre el suelo. Llegado el momento de la totalidad, se oscureció todo por completo, y la Luna llena perdió su gran brillo, convirtiéndose en una pequeña y delicada pelota de tonos anaranjados y rojizos, como una brasa encendida flotando en el cielo.


La visión por los equipos que llevábamos era espectacular, pudiendo apreciar estrellas junto a la Luna llena, lo que sólo es posible en el momento de un eclipse total.



Salió la Vía Láctea, el cielo se inundó de estrellas, y se pudieron ver a simple vista objetos de cielo profundo como galaxias y nebulosas....  la noche de Luna llena se convirtió en noche de Luna nueva durante más de una hora.




Fue una experiencia única poder observar el eclipse entero, en todas sus fases, y se lo tenemos que agradecer a nuestro compañero Salva Segura por organizar la expedición, ya que si no, lo habríamos observado desde la ciudad, perdiendo la oportunidad de aprovechar semejante espectáculo.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Arco Geodésico de Struve en Hammerfest Noruega

En el norte de Noruega, concretamente en Fuglenes, cerca de Hammerfest, se encuentra un destino de interés para el aficionado a la astronomía y a la ciencia en general: el Arco Geodésico de Struve.


Se trata de uno de los hitos geodésicos, vértices y marcas, que se extienden desde el norte de Noruega hasta el Mar Negro, a lo largo de más de 2800 km, por medio de los cuales se midió, mediante triangulación y posicionamiento por las estrellas, el grado de achatamiento de la Tierra cerca de los polos.



Semejante empresa la llevó a cabo un equipo liderado por el astrónomo Friedrich Georg Wilhelm Struve, que se sirvieron de 265 puntos primarios para realizar la triangulación a lo largo del meridano, separados de 20 a 40 km, junto con otros 60 puntos secundarios. Por otro lado, se sirvieron de 13 estaciones para la medición de la latitud, en base a la posición conocida de las estrellas, una de ellas en Hammerfest. Les llevó 39 años, desde el 1816 al 1855.


La precisión que obtuvieron fue corroborada posteriormente con métodos modernos de posicionamiento mediante satélites, y el error fue mínimo. El resultado que se obtuvo, fue que un grado de latitud terrestre en el Mar Báltico era 359 metros menor que en la costa del Mar de Noruega, confirmando que a lo largo de un meridiano, el radio de curvatura cerca del ecuador es menor que cerca de los polos, debido al achatamiento de la Tierra.




El conjunto de los 34 vértices geodésicos que actualmente se conservan, desde Hammerfest en Noruega hasta Izmail en Ucrania, y atraviesa 10 países, fue declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en el 2005, en reconocimiento a la gran labor científica que se llevó a cabo y la precisión de los resultados obtenidos.

jueves, 3 de septiembre de 2015

Retorno a Sanlúcar de Guadiana

Teníamos ganas de volver a Sanlúcar de Guadiana. Ya estuvimos allí años atrás, y nos gustó. Un pueblo tranquilo, a orillas del río Guadiana que hace de frontera con Portugal, y frente a Alcoutim, su vecino luso, al que por cierto sólo se puede cruzar en barca, y ahora también en tirolina.

Sanlúcar de Guadiana y Alcoutim

Pues allí que volvimos, invitados a participar en una actividad organizada por la Asociación Cygnus Valverde y la empresa Tour Estelar en colaboración con Los Molinos Turismo Rural.

Tuvimos la suerte de poder montar los telescopios en el recientemente restaurado Castillo de San Marcos, donde esperaríamos a los asistentes, que tras disfrutar de una exposición fotográfica, un planetario y charlas sobre astronomía, venían desde el pueblo subiendo la ladera en sendero nocturno.

Montaje de los telescopios en el patio del Castillo de San Marcos

Foto de grupo

Una experiencia altamente positiva por volver a reencontraremos con este mágico lugar, con amigos de afición, y por la hospitalidad con que fuimos recibidos. (más imágenes)


Vídeo de la actividad

No pudimos disfrutar de la tirolina transnacional, pero esperamos siga instalada la próxima vez que volvamos... el negocio parece que les va bien.