miércoles, 17 de junio de 2015

Astronomía para peques

Nuestra vecina Isabel, maestra, nos pidió que visitáramos a los peques de su clase ya que estaban dando el Sistema Solar, y les gustaría poder conocer a "dos astrónomos" ... menuda responsabilidad.

Unos críos y crías de 5 años ávidos de aprender y en edad de absorber todo como esponjas. Pues allí que nos plantamos con múltiple cacharrería, juguetitos que tenemos para este tipo de público, algunas láminas, planisferios y cualquier cosa que pudieran tocar con sus manos.


La actividad se completó con observación del Sol a través de un filtro Thousand Oaks Optical (que convirtió al Sol en una gran "naranja") y de la Luna que la teníamos con luz de día.



No sabemos quiénes se sorprendieron más, si ellos con la visita de los "astrónomos", o nosotros al ver sus caras de asombro y satisfacción de principio a fin. Gracias Isabel por darnos esta bonita oportunidad (y por las fotos, que ilustran esta entrada)

4 comentarios:

  1. Cuánto me gustaría ser alumno de astronomía vuestro y ... tener cinco años. Parece que la " cosa nostra " se ha normalizado.

    Abrazos .


    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Has captado exactamente lo que sintió este"tandem" binario frente a esos peques en esta enriquecedora actividad, tanro para ellos como para nosotros
      Un abrazo
      J&P

      Eliminar
  2. Ninguna satisfacción es mayor que la expresión de los niños cuando alguien les acerca lo que por lejano y misterioso nos dicen los interesados el supersticiones para que no lo analicemos. Entonces se produce en ellos un reflejo empático donde la libertad que da el conocimiento les comunica vuestra misma felicidad abierta.
    Cuándo alguien docentemente -decentemente, también- es invitado a una exposición, magistral seguramente, como ésa se deposita la explosión del saber y hace que esos tengan entre sus recuerdos vuestra presencia y palabras para siempre.
    Qué grandes pueden haceros los niños.
    Qué grandes sois...y qué felices todos, ellos aprendiendo y vosotros impartiendo...
    Qué importante es esa ciencia y qué grande la ciencia-ficción :))´ , también, al acercarnos durante los ratos de palomitas ante el gran televisor de cincuenta pulgadas -con todo el salón a oscuras- un viaje a las estrellas desde el punto de vista de cualquier director que sin mezclar desargumentos religiosos es capaz de exponerlos limpiamente racionales.
    Un telescopio (¿eskaywolker? jejej) es una máquina de lectura del pasado que aunque sea de pocos minutos bien vale unas fotos como ésas. En las que vuestro tándem se asemeja a las más binarias estrellas de las que tanto se habla.

    Me imagino vuestra satisfacción y la de vuestra anfitriona en esa clase...Quién fuera niño, quién en ese momento...fiuuuu

    Breludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Has captado exactamente lo que sintió este"tandem" binario frente a esos peques en esta enriquecedora actividad, tanro para ellos como para nosotros
      Un abrazo
      J&P

      Eliminar