jueves, 30 de mayo de 2013

Omega Centauri, al filo de lo imposible

Sin mucho pensarlo, porque si no, no lo hacíamos, nos decidimos a retirarle el filtro de corte de infra-rojos a nuestra cámara reflex Canon EOS 400D.

Esta intervención, harto delicada, se hace para adaptarla a la astrofotografía, ya que buena parte de la luz que nos viene de las estrellas está en un espectro de la luz que no es visible para los ojos, por lo que las cámaras de fotos, que sí son capaces de captarlas, traen montado delante del sensor un filtro que "corta" esta banda de luz...

La intervención fue exitosa, gracias en muy buena parte al detallado tutorial que seguimos, de Daniel Bosch Portell que explica paso a paso qué tornillos y piezas quitar en el orden adecuado para no arruinar la cámara.



Y como prueba de la retirada del filtro IR, decidimos hacer una foto desde nuestra terraza. El objeto elegido, el cúmulo globular Omega Centauri, impresionante a simple vista, que pudimos disfrutarlo hace dos Lunas nuevas a 70 km de la ciudad, y muy difícil de ver desde la ciudad, por la contaminación lumínica, la bruma o polvo en suspensión, y lo bajo que se alza sobre el horizonte, unos 5º como máximo desde nuestra latitud.



Para ponerlo mas difícil, el día elegido comenzaba la Feria de Alcalá de Guadaíra. El alumbrado estaba previsto para las 0:00 y la hora óptima para fotografiarlo, por la culminación en el Sur de nuestro objeto, era a las 23:20, estando separados cúmulo y feria sólo 10º en azimut... es decir, "al filo".

Hubo suerte, y el resultado, una sóla exposición de 60 segundos a ISO 1600, fue altamente satisfactorio. Habrá que probar en cielos oscuros, ya que desde nuestra terraza tuvimos que poner un filtro UHC para reducir la contaminación lumínica y aumentar el contraste.



2 comentarios:

  1. Que grande!!! No pensaba que desde la península se pudiera lograr una foto así de ese gran cúmulo. Impresionante!!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el éxito de la operación.

    Guillermo

    ResponderEliminar