sábado, 22 de agosto de 2015

Cien entradas ya

Después de unos años escribiendo en este blog nuestras peripecias en astronomía, hemos completado ya la primera centena de entradas, desde que allá por septiembre de 2011 lo iniciamos.

Agradecemos a todos los seguidores que nos habéis motivado a mantener este blog, y especialmente a todos los que habéis enriquecido las entradas con vuestros comentarios, tanto aquí como en las diferentes redes donde las hemos estado publicando.

Y ahora, a por la próxima centena !

viernes, 21 de agosto de 2015

Perseidas 2015 en El Berrocal

Aunque el máximo previsto para las Perseidas de este año fue el miércoles 12 de agosto, la salida que teníamos prevista para contemplarlas era la organizada el sábado 15 por la Asociación Astronomía Sevilla. Y tuvimos suerte, porque el miércoles estuvo nublado y no se pudieron contemplar.

A la actividad acudió gran número de aficionados con y sin telescopio, que nos dimos cita antes de ponerse el Sol para tener todo preparado

Preparando los equipos

Foto de grupo

Pero no se vieron 100 a la hora. Lo sabíamos todos. Todos excepto los medios de comunicación malinformados que malinformaron al público. Esta cifra, llamada Tasa Horaria Cenital (THZ) es un valor máximo de meteoros que podrían observarse en unas condiciones de oscuridad máxima (nada que ver con nuestras localidades) y cielo completamente transparente (es decir, en los picos de las montañas donde se ubican los observatorios)

Observando las Perseidas 

Y a pesar de ello, pudimos disfrutar de un elevado número de meteoros, acomodados en nuestras tumbonas. Algunos de ellos arrancaron "guaus" e incluso aplausos espontáneos.

miércoles, 5 de agosto de 2015

Trazas estelares y palmeras

Suele ser tradicional que de vez en cuando dejemos la cámara captando el trazo que dejan las estrellas en su movimiento a lo largo de la noche. Aunque en verdad seamos nosotros los que nos movemos, girando cual tiovivo alrededor del eje de la Tierra.

Trazas estelares, plameras y las luces de Sevilla a 70 km

Las palmeras de esta finca abandonada, libres del maldito picudo, lo estaban pidiendo hace tiempo...